Direct Healthcare Services ofrece un servicio completo de recogida y descontaminación, no solo de nuestros productos, sino de todos los servicios de descontaminación a gran escala requeridos tanto en hospitales como en otras organizaciones sanitarias.

Hacemos lo imposible por mantener altos los estándares en todos los aspectos del servicio al cliente, y nos comprometemos a proporcionar un proceso de descontaminación completo y efectivo.

Nuestras Políticas de Control de Infecciones se basan en documentos de trabajo en continuo desarrollo cuyo objetivo es minimizar el riesgo de infección de nuestros pacientes, clientes y empleados.

Direct Healthcare Services se compromete a seguir prácticas de trabajo seguras que protejan al paciente, al trabajador sanitario y al personal participante en todos los servicios y procesos de fabricación. Puesto que seguimos la norma ISO 9001 (2008), nuestros clientes pueden estar seguros de que nuestra atención al detalle es máxima incluso en los aspectos más básicos del proceso.

Nos comprometemos a:

  • Reducir el riesgo de infección cruzada mediante la reducción del número de microorganismos entre usos del cliente.
  • Mantener la seguridad e integridad de los productos de presión.
  • Mantener un entorno de trabajo seguro y promover las prácticas de trabajo seguras para todo el personal de DHS que maneje equipamiento potencialmente contaminado.

 

Control de infecciones

Direct Healthcare comprende que los estándares de control de infecciones en el ambiente sanitario, cada vez mayores, precisan de un entendimiento exhaustivo por parte de cada miembro de la organización. Entre otros, el SARM, la Clostridium Difficile o la Hepatitis son motivos de preocupación, y es imperativo que se trabaje con una organización que entienda el impacto de estos desafíos de la medicina moderna.

Educación

Los microorganismos son células vivas (bacterias, hongos, virus y protozoos) que el ojo humano no puede ver a simple vista. Están en todas partes, viven en nuestra piel, en nuestra nariz y boca y nos rodean en nuestro entorno habitual. Los microorganismos que viven en nuestra piel, a los que normalmente llamamos flora cutánea o comensal, no resultan dañinos en condiciones normales.

Los microorganismos se transmiten por el entorno mediante los fluidos corporales, por vía aérea, en el agua o en líquidos en difusión, por ejemplo al toser. Pueden transmitirse de un individuo a otro por contacto directo, como al tocarse, o por contacto indirecto, como al estornudar.

En general, las personas son más susceptibles a una infección si su resistencia se ha visto deteriorada por una enfermedad, y en ellos se debe poner toda la atención para asegurar que el riesgo de infección se minimice.

Ya que los pacientes vulnerables en varios centros asistenciales utilizan productos de DHS u otro tipo de equipamiento, es de vital importancia que se realice una limpieza exhaustiva que reduzca el número de microorganismos y el riesgo de infección.

Si necesita más información sobre nuestras políticas de descontaminación y control de infecciones, contacte con nosotros.

CFPP_01-04_Social_Care